Aceptar la vulnerabilidad, aprender a ser valiente

No puedo dejar de compartir el resumen de esta increible charla que ofreció Brene Brown en TEDTalk el 3 de Enero de 201. He hecho una extracto y adaptación que espero que os resuene y os guste tanto como a mi.

Brene Brown (Doctorada por la Universidad de Houston, y profesora e investigadora en la misma) realizó una investigación sobre vergüenza, resiliencia y coraje durante 6 años y llegó a las siguientes e interesantes conclusiones/resultados:

La gente que siente que es digna de amor y pertenencia (aceptación), comparten 3 características:

1) Coraje

Tienen el coraje de ser imperfectos y aceptarse como tales, con todo y en todo.

2) Compasión

Tienen la compasión para ser amables consigo mismos primero, y después con los otros. Porque no podemos practicar la compasión ni ser amables con los demás si no lo somos con nosotros mismos.

3) Conexión

Esas personas conectan porque son auténticas. Están dispuestos a dejar de lado quienes creen que deberían ser, para ser quienes realmente son. Es fundamental ser capaz de dar este paso para lograr conectar con los demás.

Otra cosa que tenían en común estas personas era esta: la Vulnerabilidad.

El sentido de la vulnerabilidad. Estas personas, las que se sienten merecedoras de amor y aceptación, abrazan la vulnerabilidad como algo propio y consustancial del ser humano. Sienten que lo que las hace vulnerables les hace ser personas mas hermosas, mas bellas. La belleza de la vulnerabilidad reside en que todos la podemos reconocer empáticamente como algo propio que es fuente de agradecimiento, confianza y ternura.

Estas personas no hablaban de la vulnerabilidad como algo cómodo y confortable. Hablan de la vulnerabilidad como algo necesario. Hablaban de lo necesario que es y la voluntad que se necesita para decir “Te quiero” el primero. De la voluntad para estar dispuesto a hacer algo incluso cuando no hay garantías. De la voluntad y el coraje necesarios para esperar en la sala que el médico te traiga los resultados de las pruebas. La voluntad y el coraje necesarios para invertir en una relación que puede, o no, funcionar.

Consideran que es necesario dejar de controlar y predecir. Es necesario vivir en la vulnerabilidad y la confianza.

La vulnerabilidad es el núcleo de la vergüenza y el miedo, y de nuestra lucha por valer la pena y ser queridos. Pero a la vez es el punto de partida, en la medida en que se acepta, del gozo de vivir, de la creatividad, del sentimiento de pertenencia, del amor, del coraje, de la autenticidad, la aceptación …

Vivimos en un mundo de vulnerabilidad. Siempre nos pueden pasar cosas. Siempre nos pueden despedir, perder la pareja, equivocarnos, enfermarnos, … somos vulnerables.

Y lo que hacemos es “adormecer” la vulnerabilidad.

Compramos cosas que no necesitamos.

Comemos mas de la cuenta.

Tomamos sustancias y medicamentos para sentirnos mejor.

Lo que pasa es que no podemos adormecer selectivamente una emoción.

No podemos decir, mira, aquí está lo malo, lo que no quiero sentir, y lo tapo, o le bajo el volumen.

La vulnerabilidad, el sufrimiento, la vergüenza, la decepción, el miedo, … no quiero sentirlo.

Me tomo una cerveza o me como un pastel de chocolate, y así me olvido …

Si mitigamos, bajamos el volumen, adormecemos las emociones negativas, también lo hacemos con las positivas … la alegría, el agradecimiento, la ternura, la felicidad, …

Y entonces nos sentimos vacíos y faltos de significado, y nos volvemos a sentir vulnerables, nos volvemos a sentir mal, y volvemos a tomarnos una cerveza o un pastel de chocolate.

Y vuelta a empezar.

Otra cosa que hacemos para mitigar la vulnerabilidad y las emociones desagradables que se derivan es:

–        Convertir la incertidumbre en certeza .“Esto es así.” “Yo tengo razón, tu no. Cierra el pico.”

–        Culpar. Echar las culpas fuera. Des-responsabilizarnos.

–        Intentamos parecer perfectos.

–        Fingimos, simulamos, para hacer sentir bien a los demás y que nos quieran.

–        Pretendemos creer que lo que hacemos no afecta a los demás.

Esto es lo que encontró que valía la pena vivir:

–        Mostrarnos tal como somos. Pero de verdad. Con lo bueno y con lo malo. Con nuestras vulnerabilidades y nuestras fortalezas.

–        Querer de todo corazón, incluso si no hay ninguna garantía.

–        Practicar la gratitud y el agradecimiento por todo lo que tenemos y lo que nos dan.

–        Creer, fervientemente, que somos capaces. Que somos suficiente. Porque cuando trabajamos desde la seguridad de que somos capaces, de que somos suficientemente buenos, entonces es cuando dejamos de gritar y empezamos a escuchar, porque entonces es cuando dejamos de defendernos.

Que el ruido del miedo no te impida escuchar las palabras de la esperanza.

Extracto y adaptación de la TED talk de Brene Brown del 3 de Enero de 2011