Adúlame, y quizás no te crea.
Critícame, y quizás no me gustes.
Ignórame, y quizás no te perdone.
Anímame, y no te olvidaré.