QUE NO PASEN HAMBRE LOS PAJAROS DE TU CABEZA

Que no pasen hambre los pájaros de tu cabeza.
Que tengan siempre un sueño del que comer, un verso del que beber, y en el pico una canción preferida.
Que no pasen hambre los pájaros de tu cabeza.
Dales viento de palabra, dales aliento con la mirada, y déjalos hacer un nido de cuentos en tu pelo.
Que tus labios les den alas y ellos luz en tu mirada.