Dime donde vas, dime donde vas…

Un hombre estaba perdido en una zona poco habitada y se encuentra a un anciano en el camino, y le pregunta:

– Por favor, ¿me puede indicar cual es el camino correcto?

El anciano le responde:

– ¿ A donde va usted?

Y el hombre, que estaba perdido, le responde:

– En realidad no lo se.

A lo que el anciano le contesta:

– Pues entonces no importa el camino que tome.