Si estás aquí y ahora

Es una forma de hacernos cargo de la dirección y la calidad de nuestra propia vida, incluidas las relaciones familiares, nuestra relación con el trabajo y con el mundo mas amplio y el planeta, fundamentalmente, nuestra relación con nosotros mismos como personas.

La puerta de acceso a este camino es apreciar el momento presente y cultivar una relación íntima con el mismo, a través de prestarle atención de forma continua, con delicadeza, agradecimiento y respeto. Es justo lo opuesto a dar la vida por sentada.

El hábito de descuidar nuestros momentos presentes en favor de otros que están todavía por llegar conduce a una falta de consciencia que lo impregna todo de un ruido innecesario. Esto incluye el hecho de no ser conscientes ni comprender nuestra propia mente ni como esta influye en nuestras percepciones y en nuestras acciones.

Cuando nos comprometemos a prestar atención de una forma abierta – sin dejarnos atrapar por lo que nos gusta o nos disgusta, nuestros prejuicios y opiniones, nuestras proyecciones y expectativas – nuevas posibilidades se abren ante nosotros y se nos presenta una oportunidad de liberarnos de la camisa de fuerza de la duda y la prisa.

Jon Kabat-Zinn

“Donde quiera que vayas, ahí estás.”