La confianza y la esperanza

El coraje es darse cuenta de que hay algo mas importante que el miedo … la esperanza y la confianza.

La confianza y la esperanza son las dos manos con que el coraje maneja el miedo.

Con la confianza damos el primer paso, con la esperanza seguimos avanzando.

Negarnos la posibilidad de caminar es lo que pretende el miedo.

Dejarnos bloqueados ante las infinitas posibilidades que nos ofrece la vida de descubrir y conocer es lo que el miedo y sus emociones compañeras persiguen.

El odio, el rencor, la rabia, la angustia, la agresividad, … estos son los compañeros del miedo, y estos son los que provocan los enfrentamientos y las guerras. Las guerras, y los muertos y el sufrimiento que acompaña las guerras, no las provocan razones claras, objetivas y medibles; las provocan el miedo y sus compañeros de viaje. Las guerras las provocan emociones, no razones.

Emoción, del latín e-motio, e-movere, que significa “lo que te mueve”.

Las emociones son lo que nos mueve. Lo que nos mueve a escoger a nuestros amigos, a nuestra pareja, a escoger el lugar donde queremos vivir, a escoger tener hijos o no tenerlos, escoger que tipo de trabajo queremos hacer, escoger si queremos movernos en coche, en moto, en bicicleta o andando, escoger como vestirnos, que comer, que beber, de que color pintar una pared … exagero? Podemos racionalizar los argumentos por los cuales hacemos o dejamos de hacer algo pero detrás de los argumentos siempre hay un sentimiento que es el que guía la mano que escoge, la boca que calla, o el ojo que mira.

¿Por qué se dice una mentira? ¿Porque se evita una persona? ¿Por qué haces dieta? ¿Por qué vas en bicicleta? ¿Por qué vas a trabajar? ¿Por qué no quieres renunciar?

Son las emociones, el como nos sentimos respecto a las cosas, las circunstancias y las personas lo que nos mueve a escoger, a tomar una opción u otra, a acercarnos o alejarnos de algo o de alguien, a ponernos en marcha o quedarnos quietos.

La razón argumenta pero es la emoción la que escoge.

Pero no nos confundamos, no estoy diciendo que seamos títeres manejados por nuestras emociones, no, no, estoy diciendo que detrás de todo pensamiento y decisión hay una emoción, que pensamiento y emoción caminan juntos, y que es esa emoción, esa sensación, ese sentimiento el que nos da la información y el impulso incontestable que en definitiva va a decidir que escogemos hacer.

Ser conscientes de este hecho es el punto de partida de la Inteligencia Emocional.

banner-emociones-inteligentes-sin-fecha1