Otro golpe de pedal

Cuando las cosa van mal, como a veces van.

Cuando el camino hace tanta subida que parece absurdo continuar.

Cuando parece que es imposible que lo vayas a superar.

Cuando conseguirlo te parece una broma.

Y quieres sonreír pero solo te sale un suspiro.

Cuando la presión parece no ceder y te aplasta el pecho …

No te rindas. Descansa. Reduce la marcha. Tomate un respiro. Pero no te rindas.

Porque la vida es rara y da muchas vueltas.

Porque el principio de un éxito a veces se disfraza de un final desastroso.

Porque no sabes lo que va a ser, no sabes lo que vas a encontrar.

Porque, aunque sea lento, no dejes de pedalear.

Porque nunca sabes cuando el camino será mas llano.

O cuando vas a encontrar la marcha correcta, o la compañía correcta,

La palabra adecuada o el viento cambiara a tu favor.

No lo dejes. Sigue pedaleando.

Porque es lo que te mantiene en equilibrio

y lo que hace posible que todo sea posible todavía.

La niebla de la duda, pesada y tensa,

te impide ver cuan cerca puedes estar de la mejor de las posibilidades,

de la mas grande de las oportunidades,

de una presencia amiga,

de un mañana perfecto,

de un futuro mejor …

Es antes del alba que todo parece mas oscuro.

Otro golpe de pedal. Otro metro.

Inspira y confía,

y deja que las ruedas sigan girando para llevarte a donde tengas que llegar.

 

Andreu Gatuellas