La Inteligencia Emocional: sopa de ajo vs pizza

 

Desayunando con un cliente le estaba contando que era y para que servía la Inteligencia Emocional. Al cabo de un rato me dice:

–       Bueno, pero entonces esto de la inteligencia emocional es tener mano izquierda, un poco de sentido común y autocontrol, no?

Y yo le contesto:

–       ¿Contratarías a alguien que tuviera mano izquierda, sentido común y autocontrol?

–       Ah, ¿pero hay de esos? (risas) Preséntamelo y lo contrato ya!

La Inteligencia Emocional no inventa nada nuevo, sólo organiza, pone en claro y permite desarrollar aquellas competencias personales que nos hacen mejores personas y mejores profesionales. Aquellas competencias y habilidades que permiten que obtengamos mejores resultados en la vida, tanto personal como profesional.

Además se fundamenta, como valores de referencia, en el respeto, la integridad y el compromiso con uno mismo y con los demás (Daniel Goleman y Robert J. Emmerling, han escrito sobre este particular en el IE Conssortium).

http://www.eiconsortium.org/reprints/ei_issues_and_common_misunderstandings.html )

Por eso la Inteligencia Emocional no son sólo palabras, no es sólo “buenrollismo” universal, es una forma práctica de mejorar nuestra vida y la de los que nos rodean; y se puede entrenar.

Como digo, no invento la sopa de ajo sólo digo que la sopa de ajo es muy sana, y procuro que la gente decida comer menos pizza congelada  y mas sopas de ajo.

¿Aprendemos a hacer una buena sopa de ajo? 😉

Andreu Gatuellas Gassó
Psicólogo, Coach y Formador
especialista en Inteligencia Emocional
gatuellas@somosincreibles.com
http://about.me/gatuellas/#