La pantalla mental (en scanner fm)

(otra fantástico lunes con Bruno Sokolowicz en ScannerFm)

#SomosIncreíbles Capítulo 2. Focusing: la pantalla mental. Con Andreu Gatuellas y Bruno Sokolowicz. by Scannerfm on Mixcloud

Si tuviera que hacer un “ranking” de las razones o motivos por las que mis clientes vienen para realizar un proceso de coaching creo que, sin lugar a dudas, se llevan la palma dos motivos o necesidades, véase:

a) Mejorar su rendimiento y la productividad personal en el trabajo

b) Ser capaces de gestionar mejor sus emociones y estados internos ante una situación o circunstancias determinadas

Trabajar sobre estos aspectos me llevó a entrar en contacto con el tema del Mindfulness, es decir, de la Atención Plena. La Atención Plena es la capacidad de llevar nuestra atención y mantenerla en algo concreto que está pasando o que estamos haciendo en el momento presente. Es decir la capacidad de concentrarnos en una sola cosa cada vez, de dirigir nuestra atención y intención deliberadamente a una sola cosa, sea la que sea; escribir, cocinar, escuchar, leer, dibujar, mirar una fotografía, acariciar a nuestra pareja … Mindfulness es prestar atención plena a lo que está a pasando o estamos haciendo en este momento.

Curiosamente el año pasado Daniel Goleman (investigador y divulgador de la Inteligencia Emocional) publicaba un libro llamado “Focus” que versa sobre el entrenamiento y la aplicación del Mindfulness en la vida cotidiana y en el trabajo.

Una de las cosas que más me sorprendió es un dato que me parece impresionante: nuestro cerebro (en estado de vigilia) procesa 11.000 Millones de bytes por segundo!! El ordenador mas potente actualmente proceso cerca de los 800 Mil de bytes por segundo. Así que, efectivamente, tenemos un super-utlra-procesador dentro de nuestros hermosos cráneos.

Lo que resulta igual o mas curioso es que de estos 11.000 Millones sólo procesamos de forma consciente (es decir de lo que podríamos considerar pensamientos y percepciones conscientes) 4.000 bytes. Si, si, solamente 4.000 bytes, de 11.000 Millones!!

Estos 4.000 bytes es la capacidad que tenemos de procesamiento consciente, y por tanto estos 4.000 bytes son preciosos, son un tesoro porque constituyen la cantidad de “atención” que tenemos disponible por segundo.

Dicho de otro modo, si nuestra mente fuera una pantalla de cine, en ella sólo podemos proyectar una película a la vez. No es posible proyectar dos películas a la vez porque nuestro cerebro no esta preparado para “ver” o prestar atención a dos cosas a la vez, al igual que tampoco se pueden proyectar dos películas a la vez en una pantalla de cine y pretender entender las dos películas.

Así pues, en esta pantalla de nuestra mente sólo podemos “proyectar” la información correspondiente a esos 4.000 bytes, y si estás dirigiendo tu atención a otra cosa no puedes atender a lo que estas haciendo (ya sea el Whatsapp que te están enviando o dándole vueltas a algo que te preocupa).

Sólo podemos prestar atención a UNA SOLA COSA A LA VEZ, y eso del multitasking es una ruina y una mentira, porque si bien nuestro cerebro puede pasar de un foco de atención a otro de forma muy rápida y puede así parecer que estemos haciendo o atendiendo varias cosas a la vez eso es mentira: sólo podemos procesar una película a la vez, y de 4.000 bytes por segundo. Y ese es el límite de procesamiento de nuestra atención.

Por tanto tu atención es algo tremendamente valioso, algo que debes saber donde y en que estás invirtiendo, y hacerlo de de forma responsable y de acuerdo con aquello que verdaderamente es importante y necesario.

¿¡Cuanta gente dicen que no tienen tiempo para nada y después van enviando y recibiendo Whatsapps, y Tweets, y van mirando el Facebook cada 2 minutos, o se encallan en la máquina de café charlando de cosas que ni siquiera les resultan interesantes!??

Todo eso es atención “robada”, tiempo de procesamiento robado, que de haber sido invertido intencionadamente en lo que de verdad queremos hacer y es importante para nosotros otro gallo nos cantaría y otros resultados tendríamos. Tu atención, el manejo consciente y voluntario de tu atención determina tus resultados.

¡Pero no solo eso! Hay otro dato que nos ofrece Daniel Goleman que todavía es mas SORPRENDENTE: resulta que cuando se activa el circuito de la atención se desactiva el circuito de la preocupación. Es decir, que nuestro cerebro no puede prestar atención plena a algo y preocuparse al mismo tiempo. Esto es una buenísima noticia porque significa que cuando dirigimos nuestra atención a algo concreto, cuando estamos concentrados en algo nuestro cerebro no es capaz de preocuparse (léase “comerse la olla”) al mismo tiempo, y por tanto se reducen nuestros niveles de estrés.

Por tanto, y a modo de “colofón”: si eres capaz de “mandar sobre tu atención” y eres capaz de focalizar tu atención de forma voluntaria y selectiva tienes 2 BENEFICIOS inmediatos:

1. Mejoras tu rendimiento porque inviertes mejor tu capacidad de procesamiento de información

2. Reduces tu nivel de estrés porque mientras estás concentrado no puedes estar preocupado

¿No esta mal, eh?

¿Y esto como se logra?

Como dice Daniel Goleman “entrenando el músculo de nuestra atención” cada día.

Vale, vale, pero ¿Cómo?

Muy sencillo: ¿Eres capaz de mantener tu atención completa durante 10 minutos en algo de manera que tu nivel de concentración haga que el resto del mundo “desaparezca”?

¿Eres capaz de escuchar a una persona con tal atención que tu vocecita interior se calle y sólo exista lo que está diciendo la otra persona?

¿Eres capaz de estar totalmente presente en lo que estás haciendo al menos durante 5 minutos sin distraerte por nada?

Pues eso es entrenar tu atención, eso es Mindfulness en la vida cotidiana.

Dicen que le preguntaron una vez a Rupert Murdoch (fundador de la cadena Fox) cual era el secreto de su éxito, y que este contestó: “Soy capaz de enfocar mi atención en algo por completo durante 5 minutos.”

Así que señores y señoras sean dueños de su atención y serán mas dueños de sus resultados y sus estados internos.

Un abrazo, buena semana y feliz día.

PD: Un apunte, Whatsapp, Tweeter, Facebook, y las redes sociales en general viven de ocupar tu atención, de los segundos de atención que son capaces de sustraerte, y tu vives de la atención que eres capaz de dedicar a lo que verdaderamente es importante y productivo para ti.