las conversaciónes pendientes


#SomosIncreíbles Capítulo 3. Conversaciones Pendientes. Con Andreu Gatuellas y Bruno Sokolowicz. by Scannerfm on Mixcloud

¿No os ha pasado nunca que, paulatinamente e inexplicablemente, la relación con una persona se “densifica”, cuesta mas, ya no es tan fluida?

¿Que parece que con aquella persona o personas las cosas ya no son fáciles, que las cosas se atoran un poco y se crea incluso un malestar?

Hay como una aspereza, como una distancia, como un nosequé que crea distancia e incluso un poco de mal humor.

O quizás sabes perfectamente que es ese nosequé que crea la distancia, el mal humor o incluso el resentimiento. Y aun sabiéndolo o adivinándolo dejáis que la situación o la relación se vaya enrareciendo y tiñendo de matices turbios y malestares indefinidos.

Muchas veces esta sensación de desconexión con la otra persona (que incluso puede llevar a un enfrentamiento encubierto) es fruto de expectativas frustradas o de temas no resueltos entre las partes. Es como que hay un embrutecimiento y seria necesario aclarar y desbrozar un poco. Y sabes perfectamente que ese “aclarado y desbroce” es necesario hacerlo pero lo vas postergando. Y eso no se arregla solo, en estos casos el tiempo no arregla nada, sólo complica.

En estas situaciones es cuando considero que hay una conversación pendiente. Una conversación pendiente es aquella conversación que sabemos que si las tuviéramos seria bueno para nosotros y para la otra persona. Una conversación pendiente es una conversación necesaria y que vale la pena tener. Peeeeeero (siempre hay “peros”) probablemente son conversaciones que no nos apetece especialmente abordar. Es ese “Elefante en la habitación” que todo el mundo lo ve pero nadie quiere abordar (por pereza, miedo, desconfianza, o por lo que sea).

Pero CUIDADO! aunque hayas decidido agarrar el “Elefante” por los cuernos, y hayas decidido tener esa Conversacione Pendiente, no lo hagas de cualquier manera.

Si hay un “elefante en la habitación” (aquello que representa un problema pero nadie lo quiere hablar explícitamente) que sabes que os está bloqueando o perjudicando en la relación y en vuestros resultados, y decides (tu valiente y asertivo amigo/a) abordarlo, mi recomendación es que lo abordes pero en la forma adecuada.

¿Y cual es esa forma? Os voy a dar una RECETA que a mi me funciona:

1. PRIMERO

Busca el momento y la energía adecuada. Cualquier momento no es un buen momento. Busca encontrar el momento en que percibas que la otra persona y tu mismo/a tendréis la disposición mas adecuada para hablar de un tema que quizás no es muy apetecible pero es necesario. A veces estos momentos aparecen de improviso en mitad del día y hay que saber percibir ese momento para decir aquello de “por cierto, hay una cosa que me gustaría hablar, ¿tienes cinco minutos?” (las mujeres son mucho mejores que los hombres para encontrar estos momentos, sencillamente porque por lo general tienen las habilidades empáticas mas desarrolladas).

2.SEGUNDO

Empieza la conversación con un Fin en Mente y mantén ese Fin en Mente a lo largo de la conversación para que te guíe en todo momento.

El Fin en Mente es el “para que” de esa conversación, es lo que quieres obtener como resultado final de esa conversación, y es tu brújula a lo largo de la conversación. Tenlo presente en todo momento para no “torcerte” innecesariamente y mantener el rumbo.

3.TERCERO

Utiliza la Formula DESC (desarrollada originalmente por Sharon and Gordon Bower expuesto en su libro “Asserting Yourself, a practical guide for positive change”).

El DESC es una formula en 4 pasos para abordar asertivamente conversaciones pendientes o conversaciones difíciles; y sabéis que? Funciona!!

Ahí va esa formula buena:

DESCRIBIR lo que ocurre, las circunstancias los hechos que están ocurriendo y que quieres cambiar o mejorar. Hacerlo de la forma mas objetiva posible y sin juicios de valor de ningún tipo “Esto es así, esto es lo que está ocurriendo y si viniera un marciano vería lo mismo”.

EXPONER el impacto que tiene en ti y/o en los resultados que tienen esos hechos que estan ocurriendo o que han ocurrido y que te gustaría que fueran diferentes. “Cuando sucede esto yo me siento así y el resultado es este.”

SPECIFICAR, una alternativa o una propuesta de cambio concreto y viable. “Creo que estaría bien que probáramos de o que empezáramos a …” “Yo te pediría que …” “Creo que una buena idea seria que ambos empezáramos a … o dejáramos de …”

CONSECUENCIAS, describir el beneficio, el resultado, las consecuencias en positivo del cambio que se propone. “Si cambiamos esto el beneficio que vamos a obtener ambos será este y este otro. Si no lo cambiamos lo que puede ocurrir es esto, que no nos conviene a ninguno de los dos.”

4.CUARTO

Escucha atentamente la respuesta y realiza preguntas abiertas para explorar como lo ve la otra persona (una pregunta abierta es aquella que no se puede contestar con un “si” o un “no”).

Una buena manera de hacer preguntas abiertas es empezarlas por adverbios: Cómo, Cuándo, Cuál, Qué, Quién … .

5.QUINTO

Cierra con un acuerdo explícito. No cedas a la comodidad de los “sobreentendidos” asegúrate que las dos partes llegáis a un punto donde habéis entendido lo mismo y acordáis un curso de acción o cambio concreto y de común acuerdo.

Si no especificas de forma explícita el cambio que vais a hacer puede ser que los “sobreentendidos” lleven a que no cambie nada y eso lleve, de nuevo, a malestar y frustración por alguna de las partes. Es aquello de “¿Pero no habíamos quedado en que …? … Ah pues yo no había entendido eso.” Y ya tenemos otra vez el tema liado y pendiente.

A la pregunta de que conversaciones pendientes vale la pena abordar y cuales no, mi respuesta es: una conversación pendiente es una conversación que vale la pena tener porque puede suponer un cambio o beneficio en positivo para las dos partes. Si no es así entonces no es una conversación pendiente, es otra cosa.

Por cierto, quiero acabar este post con una pregunta (bueno, dos):

· ¿Cual es tu conversación pendiente?

· ¿Que seria distinto si abordaras esa conversación?

Un abrazo a todos/as.