NO TIENES QUE SER SUPERWOMAN … TIENES QUE SER TÚ


Hoy en ScannerFM con Bruno Sokolowicz en el SomosIncreibles, y una invitada especial Isabel Moreno Psicóloga y Terapeuta sexual y de pareja.

……………………………………………………

Nos encontramos en un momento social en el que el rol de las mujeres está viviendo un cambio de paradigma que es casi terremoto.

Si hace unos años era la fuerza del feminismo la que reivindicaba la igualdad entre hombres y mujeres, hoy en día esta energía se está transformando hacia un liderazgo de la mujer desde el amor y la energía que se mueve desde el corazón.
En este cambio de paradigma en el que nos encontramos son necesarios espacios en los que las mujeres tomen conciencia de la mujer que realmente quieren ser. Dejar atrás las presiones y deberes de “ser mujer”, para así construir una vivencia del rol femenino de acuerdo con el sentir, con la empatía y con el compartir.
La mujer, como mujer que es, posee la fuerza creadora, la energía necesaria para el desarrollo de las fortalezas personales, para la recuperación de la confianza personal y su propia plenitud.

Pero hemos construido una sociedad tremendamente exigente con el “rol ideal femenino”, en la que muchas mujeres se han desconectado de sí mismas, de sus deseos y sus necesidades, para vivir una carrera marcada por las exigencias, los deberes y las responsabilidades que, supuestamente, las tienen que llevar al éxito y satisfacción personal y profesional.

Conseguir una carrera profesional exitosa, tener una relación de pareja modélica, unos hijos ejemplares … se han convertido en supuestas obligaciones para ser una mujer que se pueda considerar a si misma “de éxito vital”. Y las exigencias que comporta este nuevo rol de “SuperMujer” puede llegar a tener consecuencias no deseadas.

La primera de todas estas consecuencias es el agotamiento, pero no sólo físico sino también mental y emocional, acompañado por una necesidad de complacer y por una dificultad para pararse y sentirse a si mismas.

La SuperWoman no se centra en sus necesidades personales, se centra en las necesidades que se suponen para su carrera profesional y todo lo que se espera de ella. Querer ser la mujer perfecta tiene muchas trampas escondidas a simple vista y la primera es la de esa “desconexión” de si misma. Y esas trampas a veces vienen “vestidas” o disimuladas por refuerzos positivos o por recompensas al Ego, en forma de halago o admiración de los otros. Pero también hay trampas mas hostiles y igualmente peligrosas como la culpa por no haber cumplido con alguien o por haber dicho que no a algo. Y a veces la necesidad de esta aceptación (halago) unido a la necesidad de no ser rechazada por haber hecho algo mal (culpa) se convierten en acicates para continuar fustigándose para ser esa SuperWoman que los demás esperan que sea.

Y cuando una mujer no puede fallar en casa, ni en el trabajo, ni a su marido, hay alguna área de sus vidas que terminar pagando los platos rotos. Puede llegar un punto que no disfruten de lo que hacen, que les resulte difícil poder concentrarse en una tarea, que pierdan el deseo, que enfermen … nada bueno. Y es que la desconexión de uno mismo/a es uno de los platos que peor le sientan a nuestra alma.

Por este motivo, para ofrecer un espacio de reconexión y de reflexión constructiva Isabel Moreno nos propone cambiar el foco y la mirada. Que la mujer se re-enfoque en si misma para poder crecer y para poder crear desde el amor y desde la generosidad que se tiene cuando una persona se conecta con sigo misma. Redefinir la mujer que se quiere ser sin tener que ser perfecta, permitirse decir no, descubrir los propios talentos y aceptar las flaquezas desde la confianza y la humildad de la mujer que se sabe humana y se acepta como tal. Sin culpa, sin remordimiento, construyendo y aportando al mundo la mujer que verdaderamente quiere ser, desde la coherencia y la humildad.

La mujer no tiene porque ser una SuperWoman, sólo tiene que ser la mujer que verdaderamente quiere ser.

Como dice Isabel Moreno (http://www.isabelmoreno.cat):

“Yo puedo poder con todo pero no “tengo que” poder con nada. Puedo poder con todo si quiero, y si no, no pasa nada.”

Hasta la próxima semana. No os olvidéis de ser un poquito increíbles cada día.