INTELIGENCIA EMOCIONAL APLICADA AL ÁMBITO POLíTICO

Hace unos años participé en la confección de un programa de formación en Inteligencia Emocional aplicada a la política. Esta iniciativa estaba tutelada por 6Seconds Emotional Intelligence Network, y la conformábamos personas de distintos países (Suecia, Holanda, Rumania, Estados Unidos y España). Iniciamos la andadura investigando el impacto que tenían las habilidades emocionales en el ejercicio de la política, y nos dimos cuenta que era impresionante lo que se podía hacer en el ámbito político utilizando las habilidades emocionales.

El programa, que denominamos EQSP (Emotional Quotient for Smart Politics) fue acompañado de una investigación dedicada a sondear el estado actual de la cuestión entre los profesionales de la política de cualquier nivel; y aquí sucedió el primer gran chasco: resulta que nos dimos cuenta de que teníamos 3 perfiles o posibles escenarios:

  1. Un primer grupo de políticos en activo que eran incapaces de identificar, predecir emociones en los demás o darse cuenta del impacto que podían tener las emociones en las decisiones y posicionamientos de las personas. Una especie de “ceguera emocional” absolutamente alarmante.
  2. Otro grupo identificaban, percibían y eran capaces de predecir pero les importaba tres pimientos, no le daban importancia a esa información emocional porque, o bien estaban en mayoría en el gobierno y entonces hacían y deshacían lo que les daba la gana, o porque simplemente no creían que fuera algo relevante.
  3. Un tercer grupo identificaban, percibían y eran capaces de predecir, pero usaban las emociones sólo en favor de sus intereses. Es decir podía considerarse que eran inteligentes emocionalmente pero tenían la ética de de un psicópata.

Vamos que el panorama era (y es) muy desalentador, porque si bien el primer grupo tiene la “disculpa” de la incompetencia emocional, y el segundo de la irresponsabilidad supina, el tercer grupo está regido por el egoísmo y la maldad.

El tercer grupo es el mas preocupante porque son hábiles emocionalmente, pero se han pasado al “lado oscuro”. La inteligencia emocional es como la “fuerza” de los caballeros Jedi, es muy potente, pero se puede usar para el bien o también para el mal.

Un ejemplo de esto son los dirigentes políticos (o grupos políticos) que han manipulado emocionalmente a las personas de una forma brillante para llevarlos a hacer lo que han querido. Adolf Hitler lo hizo, Joseph Goebbels lo hizo, George Bush lo hizo, Jose María Aznar lo hizo, Trump lo hizo en su proceso electoral, el Estado Islámico lo hace 

Pero … y que están haciendo ahora los políticos en nuestros país a nivel de inteligencia emocional. Dejadme que os lo cuente desde el punto de vista de un psicólogo especializado en inteligencia emocional.

Existen 4 habilidades troncales en Inteligencia Emocional: Identificar, Usar, Entender y Manejar (Modelo de Habilidades de Salovey y Mayer 1997).

Y de forma sintética (y perdonad los puristas, lo explicaré sencillo y rápido, ya se que hay mas matices)

Identificar/Percibir: percibir la emoción y darse cuenta de como esta puede impactar sobre el pensamiento o las decisiones que se toman.

Usar/Facilitar: saber que emoción puede ser la mas útil para facilitar una tarea o para conseguir lo que se quiere conseguir (cuidado con esta porque en política es la habilidad clave, para bien y para mal).

Entender/Predecir: saber porque la otra persona o tu mismo os sentís como os sentís, que ha llevado a la/s persona/s a sentirse de esta forma (normalmente tiene que ver con lo que piensa la persona sobre lo que está pasando o lo que ha pasado. Esta habilidad también tiene un componente de predicción de lo que puede pasar si se sigue/n sintiendo así.

Gestionar/Manejar: tiene que ver con la capacidad o alternativas que se disponen/escogen para gestionar la emoción o la situación a nivel emocional. Tiene que ver con que escogemos hacer para manejar la situación interna propia o de los demás.

Con tan sólo estas 4 Habilidades Emocionales se puede explicar toooooooooooodo lo que ha pasado en el PROCESO INDEPENDENTISTA DE CATALUÑA.

 

ACTO PRIMERO 2007-2010: la crisis económica y el recorte del Estatut Catalán

Identificar/Percibir: la gente está triste, decepcionada, desmotivada, baja de moral

Usar/Facilitar: la ilusión y el optimismo serían unas buenas emociones para sacar a la gente del pozo

Entender/Predecir:¿Porque se sienten así? Porque la crisis económica está pegando muy fuerte, despidos, cierre de empresa, paro … y además el Estado Español (con el Partido Popular en el poder) trata el Estatut de Cataluña como papel mojado (y eso que había estado refrendado por un referendum legal y validado).

Gestionar/Manejar: el Sr.Mas se pasa al ámbito del independentismo político e invita a todos los catalanes a reclamar lo que es suyo, a hacerse valer y hacerse respetar por un Estado Español que los engaña, los roba y los desprecia; y se presenta como “Moises” que los guiará a la “Tierra Prometida” de la República Catalana Independiente. Esta es la forma de refundar sentimientos de ilusión, esperanza y optimismo en el pueblo catalán. ¿Manipulación emocional? Puede que si, pero de todas formas una jugada emocionalmente inteligente.

RESULTADO DEL PRIMER ACTO: la gente en Cataluña vuelve a unirse, vuelve a sonreir y ve el futuro con mas esperanza. Tienen un proyecto y una una ilusión. Sr.Mas y compañía, un 10 en inteligencia emocional.

ACTO SEGUNDO 2010-2016: el independentismo crece y se hace cada vez mas fuerte

Identificar: gran parte del pueblo catalán cada vez está mas ilusionado con el proyecto nacional, y mas indignado de que el Gobierno Central los ninguneen.

El Sr. Rajoy y su gobierno no hacen ni puñetero caso de esta información emocional. No se si porque no la perciben, porque no le dan importancia, o porque les importa un pimiento.

Usar/Facilitar: los partidos independentistas catalanes siguen alimentando el optimismo, la esperanza, la ilusión, emociones de alta energía que movilizan a las personas, y además las fidelizan en la idea de que el futuro fuera de España será mejor.

Aquí el Sr. Rajoy y su gobierno hubieran hecho un buen “Usar” si hubieran facilitado emociones como la calma, el agradecimiento, o incluso tambíen la esperanza. Pero creo que ni se lo plantearon.

Entender/Predecir:¿Porque los catalanes se sentían así? Pues porque veian que el Gobierno Español los trataba como si fueran un grupete de “alterados” o unos mindundis que sólo hacian mucho ruido.

Gestionar/Manejar: El Gobierno Español (PP) seguia sin hacer absolutamente ninguna concesión en favor, ni hacer ningún caso para favorecer un clima emocional mas útil o que facilite que el movimiento pro-independencia catalan se deshinche un poco.

Por contra los partidos independentistas siguen moviendose para alimentar mas esperanza, mas optimismo, mas ilusión … y oh, sorpresa, mas indignación, indignación creciente.

RESULTADO DEL SEGUNDO ACTO: gran parte del pueblo catalán empuja con fuerza hacia la independencia de Cataluña, desde la ilusión y la indignación.

El resto de España se lo mira con incredulidad y despreocupación.

Partido Popular un 0 en Inteligencia Emocional.

Sr. Mas y Sr. Puigdemon un 10 en Inteligencia Emocional.

ACTO TERCERO 2017: el 1-O y la violencia del estado

Identificar: el Gobierno del PP entra en pánico, se indigna y después se enfurece

Usar/Facilitar: un nivel de estrés moderado hubiera sido útil para ponerse las pilas, y abordar la situación desde la preocupación sincera hubiera sido lo mas inteligente para facilitar entendimiento y diálogo. Mostrarse humildes y dialogantes también hubiera facilitado que los catalanes se avinieran a pactos, diálogo y puntos medios.

Entender/Predecir: en el Gobierno Español entran en pánico porque se dan cuenta de que “esto iba en serio”, se indignan y enfurecen porque “estos malditos catalanes nos quieren romper el país”.

Gestionar/Manejar:

Partido Popular: envían toda la policía posible por tierra y mar, cantando un “A por ellos!”, y con la orden de entrar “a sangre y fuego” para impedir que los catalanes voten.

– Pueblo Catalán: resistencia pacífica y votación (dentro de los límites que supone la presión y violencia policial/estatal ejercida), y además (importante) inundan las Redes Sociales con todas las barbaridades materializadas por la violencia policial ante una población pacífica e indefensa.

RESULTADO DEL TERCER ACTO:

Pueblo Catalan (y una parte del Pueblo Español) absolutamente indignados por la represión brutal e injustificada. El independentismo sale mas reforzado todavía, y muchos ven que la independencia ya es algo imparable e indiscutible después del espectáculo de violencia estatal gratuita.

Una parte del Pueblo Español se indigna, se enfurece contra los catalanes y se enorgullece de la “fuerza” y determinación de la intervención del estado.

Partido Popular un 0 en Inteligencia Emocional en tanto en cuanto creyeron que la emoción mas útil para sofocar el problema catalán era el miedo. Usar el miedo en este momento estaba absolutamente fuera de sitio. Usar el miedo en este momento demostró el nivel bajísimo de Inteligencia Emocional, dado que, ni era la emoción mas adecuada, ni supieron preveer el resultado emocional de una intervención de este tipo. Suspenso en 3 Habilidades, suspenso en Usar, en Entender y en Gestionar

Pueblo catalán un 10 en Inteligencia Emocional. En este momento mostrar una imagen de No-Violencia y de dignidad humana ante el mundo ha sido un Gestionar (la 4ª Habilidad) magnífico.

Si lo miramos todo en conjunto podemos ver:

  1. Incompetencia emocional horrorosa.
  2. Manipulación emocional inteligente, aunque oportunista.
  3. Facilitación y Gestión Emocional adecuada dirigida a un objetivo.

Después de todo lo mostrado y expuesto a través de esté análisis emocional, ¿alguien se atreve a analizar la calidad del Gestionar/Manejar que hizo el Monarca Felipe VI en su discurso y al día siguiente la Vicepresidenta Soraya Saenz de Santamaría?