psicología positiva y hábitos mentalmente saludables


Somos Increíbles #5. Psicología Positva. by Scannerfm on Mixcloud

Hace 20 años ir al psicólogo era casi sinónimo de “este está fatal”, era casi sinónimo de patología, de que algo funcionaba mal en la cabeza de aquella persona. Hoy en día este estigma ha desaparecido en gran parte, y el hecho de ir al psicólogo a veces sólo es síntoma que estás pasando un mal momento y necesitas poner en orden algunas cosas dentro de ti.

Una contribución muy meritoria a esta evolución de la psicología es la realizada por el Dr.Martin E.P. Seligman,director del Departamento de Psicología de la Universidad de Pensilvania, que desde finales de los 80’ hizo un planteamiento muy interesante:

Hemos avanzado mucho en el tratamiento de las afecciones y dolencias psicológicas. La podemos tratar y reducir el nivel de sufrimiento, podemos mejorar la vida de las personas afectadas por desordenes o enfermedades psicológicos.

Pero … ¿y los sanos? ¿podemos desde la psicología mejorar la vida de los que están sanos?

¿Podemos aumentar la satisfacción vital y los indices de felicidad de las personas consideradas psicológicamente sanas?

De este planteamiento nace la corriente de la Psicología Positiva que mueve el foco de interés de la psicología desde el “Que está mal en ti” al “Que esta bien, y que podría estar incluso mejor.”

Este cambio de paradigma que se mueve de las carencias y las debilidades a las fortalezas y el potencial abre paso al estudio de dos conceptos que hoy están muy en boga: la Felicidad y el Optimismo; y afirma que “es posible aumentar la felicidad en nuestras vidas de forma intencional”, y que el optimismo es algo que se puede entrenar (se pueden cambiar patrones de pensamiento pesimistas).

“Contrariamente a lo que muchos de nosotros piensa la felicidad no es algo que nos pasa, es algo que hacemos que nos pase.”

Martin Seligman

Pero otra pregunta que sobreviene es: Bien podemos aumentar nuestros niveles de felicidad, pero … ¿Cuan feliz soy ahora?

Para aquellos que tengáis curiosidad la Universidad de Pensilvania pone a disposición a través de internet un test de felicidad, cuya validez está refrendada por el trabajo de dos décadas del equipo del Dr.Seligman.

Este test es totalmente gratuito (y está también en español!), y lo podéis encontrar en

https://www.authentichappiness.sas.upenn.edu/es/testcenter

En su libro “La Autentica Felicidad” /2005 Ediciones B) Martin Seligman destaca 5 factores que aumentan ostensiblemente nuestra felicidad y la sensación de que vivimos en una vida que vale la pena vivir:

Mas concretamente encontró 5 factores que correlacionaban con la felicidad en las personas:

  • 1. Tener una vida social rica y activa. Relacionarse con gente, ver gente, vivir con gente … el estar en contacto con personas y disfrutar de situaciones sociales a menudo. Las persona sociables son mas felices.
  • 2. La capacidad de fluir con lo que estás haciendo. Las personas que son capaces de concentrarse en lo que están haciendo y fluir con la tarea tienen mayores niveles de satisfacción vital.
  • 3. Sentido y sensación de contribución. Uno de los determinantes para sentir que tienes una buena vida es tener la sensación (o la seguridad) de que estás contribuyendo a una buena causa y/o que estás contribuyendo a hacer mejor la vida de otras personas. El sentido de contribución en positivo es algo que suma felicidad.
  • 4. Logro. Conseguir lo que te propones y tener la sensación de haber logrado cosas importantes en tu vida correlaciona positivamente con los indices de felicidad percibida. Por eso resulta tan recomendable establecerse pequeñas metas, pequeños objetivos, y tener la tenacidad suficiente para lograrlos. El logro de metas nos proporciona bienestar emocional y aumenta nuestra autoestima.
  • 5. Optimismo. Las personas que tiene un diálogo interior (la vocecita y la “chachara interna”) fundamentalmente optimista son personas mucho mas felices. Es necesario cuidar y prestar atención a nuestro diálogo interno de manera que lo formulemos en positivo y evitemos las consideraciones extremas: “Siempre me pasa algo malo … Nada me sale bien … Seguro que va a salir mal … No se puede hacer nada …”; este tipo de enunciados son la antítesis del optimismo. Hay que poner “cachas” nuestro optimismo porque la alternativa no te dará muy buenos resultados.

Si que es verdad que existe cierta predisposición genética y cierta herencia cultural familiar hacia una mayor o menor “felicidad vital”, por varios motivos que Seligman explica en su libro, pero lo realmente importante y relevante es la evidencia experimental de que se puede aumentar nuestra felicidad de forma intencionada sean cuales sean nuestras circunstancias vitales.

Así que alehop! Ármate de unos cuantos trucos de la Psicología Positiva y construye tu felicidad cotidiana de forma consciente. Hazte dueño/a dueños/as de ti mismo y enarbola la bandera del optimismo activo.

No dejéis de crecer cada día un poco y de hacer que vivir a vuestro alrededor valga la pena.

Un abrazo.